Una mirada a las apuestas deportivas en Nueva Zelanda en detalle


Durante muchas décadas, todos los tipos de juegos de azar en Nueva Zelanda fueron ilegales. Hacer apuestas en el país se declaró ilegal en la década de 1920, y los apostadores no podían apostar en un deporte de su elección localmente a menos que lo hicieran ilegalmente. Esto cambió en 1961, cuando el gobierno decidió legalizar la mayoría de las formas de apuestas deportivas locales, pero también monopolizó la industria del juego con su propio conjunto de restricciones y reglas.

Avance rápido hasta hoy, y casi todos los tipos de apuestas en el país son legales pero están regulados, lo que significa que los apostantes pueden apostar a través de casas de apuestas y casinos locales. Si bien esto puede no ser completamente ideal para muchos, hay otras vías que los apostantes pueden tomar para participar en casi cualquier tipo de apuestas que deseen.

Leyes de juegos de azar y apuestas deportivas de Nueva Zelanda

Las apuestas terrestres están reguladas por la Ley de juegos de azar de 2003, que fue implementada por el gobierno nacional. Esta ley regula todos los juegos de azar y apuestas dentro del país y los divide en dos clases separadas. La clase 1 es el tipo de regulación que se aplica al apostador promedio y entra en vigencia cuando el apostador no toma ningún corte y la apuesta realizada es menor a $ 500. Esto lo convierte en el límite para todas las apuestas deportivas de Nueva Zelanda, y los apostantes no pueden ganar más que esa cantidad en ganancias a menos que estén dirigiendo una organización de apuestas de alguna descripción.

La regulación de juegos de azar de clase 2 se aplica a organizaciones como casinos y casas de apuestas, y se utiliza para cualquier apuesta que se realice que supere los $ 500. La clase 2 también requiere que la organización obtenga una licencia de juego del gobierno para poder oficiar cualquier apuesta deportiva legal en Nueva Zelanda.

Impuesto sobre las apuestas deportivas NZ

Técnicamente, existe un impuesto que se aplica a las ganancias que los apostantes obtienen a través de cualquier tipo de apuesta. Si bien esta es una ley por tecnicismo, la realidad de la situación es que la mayoría de los apostadores no pagarán impuestos sobre sus ganancias, y los impuestos que se produzcan son extremadamente raros. Los impuestos al juego que se aplican están destinados a organizaciones de juego como los casinos.

El impuesto sobre el juego se puede aplicar a los apostantes que participan en el juego profesional, ya que se considera una fuente de ingresos y, por lo tanto, está sujeto al impuesto sobre la renta. Esto solo se aplica cuando el apostante en cuestión no tiene otros medios de ingresos, y las autoridades no impondrán el impuesto a aquellos que juegan profesionalmente pero no confían en él como único medio de ingresos confiables.

Apuestas Deportivas Online NZ

Las apuestas deportivas NZ realizadas en línea son un asunto completamente diferente, y no existen regulaciones que rijan cómo los apostadores pueden apostar en Internet a través de sitios de apuestas en el extranjero. Esto significa que los apostadores de Nueva Zelanda pueden apostar libremente en eventos deportivos de todo el mundo sin preocuparse por las limitaciones de devolución o posibles impuestos.

Los apostadores simplemente necesitan encontrar un sitio de apuestas en Internet que se adapte a sus necesidades, crear una cuenta y participar en las apuestas deportivas de su elección, como las apuestas de fútbol en línea. Esto hace que las apuestas deportivas NZ online sean una opción viable para aquellos que deseen apostar legalmente y sin restricciones.